top of page

5 formas caseras de germinar semillas sin tierra

Los germinados son un super alimento, ya que concentran gran cantidad de nutrientes y aportan un sabor sin igual a nuestros platillos. Existen diferentes formas caseras de germinar sin tierra, hoy te presentamos nuestras 5 formas favoritas.


1. Germinar con servilletas o papel de cocina

Colocamos servilletas o trozo de papel de cocina en una charola y las mojamos bien, retirando el agua sobrante. Si tenemos un tupper o charola con tapa transparente, mejor, si no no hace falta.

A continuación vamos a espolvorear las semillas en la charola o podemos colocarlas una a una con un poco de espacio de separación. Recuerda que si el germinado es para consumir, debes usar semillas sin tratamiento. Si queremos sembrar semillas más anchas como garbanzos o frijoles, es necesario ponerlas de remojo un día antes.

El recipiente lo colocaremos en un lugar cálido y que le llegue luz, revisándolo cada día para comprobar que sigue húmedo hasta que las semillas comiencen a germinar. Puedes pulverizar agua una o dos veces al día para mantener la humedad. Cuando tengan ya las primeras hojas y raíces las trasplantamos a un sustrato. Y midan de 3 a 4 cm puedes cortarlos y añadirlos a tu ensalada favorita.


2. Germinar en esponjas:

Es un material ideal ya que mantiene bien la humedad, podemos hacer pequeños agujeros e introducir la semilla. Debemos mantener siempre la humedad. Si usamos esponjas naturales es mucho mejor tanto para las semillas como para el planeta y siempre sin usar.


3. Germinar semillas en algodón:

Esta es la forma más sencilla de hacerlo, todos hemos germinado lentejas en un algodón cuando éramos niños. Hay que seguir el proceso que conocemos desde chicos, humedecemos el algodón, lo escurrimos, formamos una base con él en la charola. Colocamos las semillas, y mantenemos la humedad hasta que germine.


Germinado en algodón


4. Germinar en un frasco:

Si te gusta consumir brotes puedes usar cualquiera de los métodos superiores o simplemente las pones en un frasco:

  • Dos cucharadas de semillas como: brocoli, betabel, alfafla, lentejas, mostaza, rábanos…

  • 3 cm de agua para cubrirlas y las dejamos reposar unas 6 horas.

  • Lo ideal es hacerlo por la mañana y le quitaremos el agua por la noche, dejando el tarro con las semillas en la encimera de la cocina con la tapa quitada para que le entre aire.

  • A la mañana siguiente llenamos el recipiente de agua, esperamos un par de minutos y luego la quitamos con la ayuda de un colador.

  • Es importante que esté el frasco en un lugar fresco y seco, sin que le de luz solar directa.

  • Repetiremos el enjuague con agua 2 veces al día durante 4 días. Recuerda no tapar el frasco para evitar problemas de hongos.

  • Pasado este tiempo ya habrán crecido los brotes algunos centímetros.

  • Para finalizar ponemos el bote cerca de la ventana sin que le de sol directo, así saldrán las primeras hojas verdes y ya los podremos consumir.

5. Germinar en una charola para germinados:

Esta es la manera más fácil de consumir los brotes sin las raíces, ni las semillas. El proceso es muy sencillo, rellenas la charola de agua, colocas la rejilla, pones las semillas encima de la rejilla, humedeces las semillas con un atomizador, tapa la charola y listo. Asegúrate de mantener la humedad de las semillas durante unos días, pulverizando agua una o dos veces al día. Los brotes se podrán cortar a los 7 o 10 días, cuando tengan unos 3cm de altura. Los cortas y ya están listos para añadirlos a tu platillo favorito.



Germinados caseros



301 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page