top of page

Fertilizante casero para plantas elaborado con ingredientes de tu cocina

Algunos alimentos que encontramos en la cocina son potenciales fertilizantes para nuestras plantas. Conoce cuáles son y cómo elaborar fertilizantes caseros para plantas en un abrir y cerrar de ojos a continuación.


1. Plátano: Es una fruta rica en potasio lo que hace que sea un excelente fertilizante para el huerto. Se utiliza en forma de té aprovechando su cáscara. El té de plátano ayuda a la floración, producción de frutos y semilla. Aprende a elaborarlo en nuestro post: Cómo elaborar té de plátano.


Poso de café en plantas

2. Posos de café: Abundan en nitrógeno, fósforo y potasio. Aportan además hierro y acidez a nuestro suelo, por lo que son ideales cuando el agua de riego sea dura. De todos modos si regamos con agua destilada o de manantial, mantienen mejor al hierro. Para elaborarlo es tan sencillo como poner dos o tres cargas de café en un litro y medio de agua. Dejarlo remojar durante 8 horas. Después, hay que colar el café y desecharlo. Guardamos el agua resultante y la utilizamos para regar nuestras plantas una vez al mes o cada dos semanas en verano.


3. Arroz: los granos de arroz son ricos en potasio y fósforo, y también aportan hierro y magnesio. Para obtener el fertilizante el proceso es muy parecido al de café. Basta con dejar remojar una o dos tazas de arroz en un litro y medio de agua durante 30 minutos. Colar y aplicar el agua resultante en la planta una o dos veces al mes.


4. Cáscaras de huevo: Son ricas en calcio. Se utilizan para aumentar el ph del suelo y evitar el suelo ácido que tanto afecta a algunas plantas, como las hierbas aromáticas. Para elaborar el fertilizante, es tan simple como triturar 5 cáscaras de huevo limpias, las añadimos a una botella de agua de 1 litro y utilizaremos esta para regar nuestras plantas. Otra opción es aplicar las cáscaras de huevo trituradas directamente en la tierra de nuestras plantas.


5. Peladuras de papa: Su virtud radica en su alto contenido de potasio y fósforo, lo cual lo convierte en un potente fertilizante para el florecimiento y el crecimiento.

Cómo hacer el fertilizante: Cocemos las cáscaras de cinco papas de tamaño mediano en un litro y medio de agua con baja cantidad de cal, luego colamos y enfriamos. Es ideal aplicarlo una vez a la semana durante la época de floración en plantas de terraza o balcón como geranios, entre otras.


papas

6. Cáscaras de cebolla: Aquí tenemos otro alimento rico en potasio, magnesio e hierro. Además, contiene cobre, un antimicrobiano con efectos comprobados que mantendrá las raíces limpias y saludables. Por lo tanto, las cáscaras secas de cebolla son también un interesante agente antifúngico y antibacteriano, especialmente en casos de excesiva humedad en el suelo.

Para hacer fertilizante: Coloca las cáscaras secas en una botella o jarra de un litro, y déjalas reposar tapadas y en oscuridad durante toda la noche, sin hervir, en agua con baja cantidad de cal. Al día siguiente, cuela y guarda el líquido frío, aplícalo conforme a los requisitos de riego de tus plantas, ya que es un fertilizante suave.


7. Agua de leguminosas: Las legumbres en general, y las lentejas en particular, son ricas en ácido fítico, un compuesto presente en su piel que, además de considerarse un antinutriente, actúa como una hormona vegetal que estimula el enraizamiento. Por lo tanto, es ideal para fertilizar huertos urbanos y jardines recién replantados.

Para hacer el fertilizante: Aprovecha el agua baja en cal de las lentejas que han estado en remojo toda la noche y riega con ella las plantas que hayas trasplantado recientemente.


Si quieres seguir recibiendo tips sobre jardinería y huerto en tu mail, no olvides suscribirte a nuestra newsletter en el formulario que está arriba y al pie de esta página.




Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page