top of page

El potasio en las plantas

Es por todos conocido, que el potasio es fundamental para el crecimiento de las plantas ya que mantiene el equilibrio iónico y el estatus hídrico dentro de la planta. El potasio es el principal soluto requerido en las vacuolas para la elongación de las células debido a que aumenta el potencial osmótico favoreciendo la entrada de agua. Por lo tanto, el potasio es un nutriente fundamental para la elongación celular, principalmente para el crecimiento de las raíces.


Además, está involucrado en la producción y transporte de azúcares, activación enzimática, y síntesis de proteínas. El potasio también es necesario para la síntesis de pigmentos, sobre todo licopeno.



¿Dónde está el potasio?

El potasio se encuentra dentro de la solución de las células de la planta y se usa para mantener la presión de turgencia de la célula (lo que significa que evita que la planta se marchite prematuramente)


¿Qué le pasa a la planta si hay un déficit de potasio?

El aspecto general de la planta es de marchitez o flacidez. Las plantas deficientes tienen un aspecto compacto con internodos cortos. El crecimiento de las hojas jóvenes se inhibe, y estas tienen a menudo láminas foliares pequeñas.


Los síntomas progresan hacia la parte superior a medida que la severidad de la deficiencia aumenta. Mas comúnmente, se observa amarillamiento (clorosis) a lo largo del margen de la hoja, aunque la vena central se mantenga verde. En casos graves de deficiencia de potasio, el margen abrasado de la hoja puede llegar a desprenderse.


Algunos de los síntomas más comunes que evidencian la deficiencia de potasio son:

  • los bordes quemados de las hojas

  • crecimiento lento

  • tallos débiles

  • semillas y frutos pequeños

  • poca resistencia a las enfermedades y plagas

  • mayor susceptibilidad a sequías y heladas.

Los síntomas varían según el cultivo:

  • Alfalfa: la deficiencia de potasio crea pequeños puntos en los márgenes de las hojuelas superiores. Cuando la planta presente una carencia grave, el tamaño y el número de puntos aumentan, las hojas se vuelven amarillas y secas, y las hojas inferiores se caen.

  • Maíz: es común ver acame y granos pequeños. Desarrollo deficiente de la raíz, tejidos nodales defectuosos, mazorcas incompletas y disecadas y acame de tallos son otros síntomas.

  • Soya: la deficiencia de potasio también se presenta como amarillamiento del borde de la hoja. Cuando el tejido de la hoja muere, los bordes de las hojas se ven quebrados e irregulares. Retraso en la madurez, defoliación lenta, así como habas arrugadas y menos uniformes son otros síntomas.


¿Qué fertilizantes puedo usar para aportar potasio?

Las 3 presentaciones más utilizadas son:


1. Cloruro de potasio: Se aplica diluido al 50%, se debe verificar siempre la sensibilidad del cultivo, evitarlo en suelos con poco drenaje y evitar la sobreexposición de los cultivos.


2. Nitrato de potasio: Esta presentación goza de gran popularidad entre los agricultores debido a su gran valor nutricional y el impacto positivo que tiene en el rendimiento de los cultivos debido a sus características químicas y físicas. Su solubilidad es máxima, siendo entre dos y tres veces mayor que la del sulfato de potasio y con un tiempo de disolución menor.


3. Sulfato de potasio: El sulfato tiene un contenido del 18 por ciento de azufre, por lo que en caso de que el suelo tenga deficiencia en este nutriente se recomienda su aplicación. Sin embargo, su precio es más elevado.


Disponemos de Nitrofoska en nuestra tienda, puedes pedir más información al whatsapp 5544424275.


¿Qué pasa si hay un exceso de potasio?

El exceso de potasio sólo produce toxicidad en la planta en cantidades muy grandes de abono. Sin embargo, la abundancia de este elemento puede provocar la carencia de magnesio, sodio o boro por antagonismo.


Si te pareció util este post, recuerda guardar el pin en Pinterest:




90 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page