top of page

Siembra en semillero del fracaso al éxito en 7 pasos.

La primera opción al empezar nuestro huerto en casa es comprar plántulas de las hortalizas deseadas en un vivero. Sin embargo, con el tiempo nos damos cuenta que esta opción es mucho más cara y la curiosidad por sembrar nuestras propias semillas empieza a crecer. Finalmente, decidimos sembrar nosotros las semillas de nuestras futuras hortalizas. Para tener éxito es importante que sigamos algunos consejos que a continuación te comentamos.


1. Preparación de la tierra: Cuando hacemos siembra en semillero es importante controlar la calidad de la tierra, ya que de aquí obtendrán los nutrientes nuestras semillas para germinar y crecer. Normalmente, se usan 3 opciones:

- Tierra recogida de nuestro jardín o antigua maceta.

- Tierra negra de jardín.

- Tierra preparada adrede para nuestros semilleros.


Tal y como intuyes la tercera opción, tierra especial para semilleros, es la mejor, así controlaremos nutrientes y drenaje, tenemos que tener en cuenta que la tierra de los semilleros tiene que estar suelta para que no retenga humedad de más y las semillas no se pudran. Podemos comprar esta mezcla ya preparada o hacerla nosotros mismos, si optamos por esta opción, la combinación que a mí más me gusta y mejor me funciona es la de 40% fibra de coco, 20% vermiculita y un 40% humus de lombriz. Estos tres sustratos los puedes encontrar en nuestra tienda online.




2. Fechas: es verdad que los calendarios de cultivo son orientativos, pues hemos de adaptarlos a nuestro clima. Sin embargo, ya podemos tener la mejor de las tierras o la mejor semilla, que si la fecha no es la correcta, nuestros semilleros fracasarán. Consulta nuestro calendario de cultivo para México es gratis con el código: calendario2022. Recuerda que las fechas varían si se hace siembra directa, protegida o protegida calefactada, en el calendario se indica.


3. Clima: Antes dijimos que las fechas son importantísimas, pues el clima está muy relacionado con esto. Cuando sembramos en semillero, tenemos que tener en cuenta que nuestras plantas estarán listas para el trasplante en unos 30 o 60 días dependiendo de la planta. Y cuando esto ocurra la temperatura en el exterior debe ser la adecuada para la planta. Recuerda que cada planta responde mejor a ciertas temperaturas. Consulta sus instrucción de siembra en el reverso de nuestros sobres de hortaliza. Y calcula correctamente las fechas.


4. Lugar de cultivo: Puedes hacer tus cultivos en el exterior a cielo abierto o bien en invernadero. En todo caso, debes saber que las condiciones son más extremas si lo haces en el exterior. Los invernaderos nos ayudan a controlar la humedad y la temperatura. Como ya se ha mencionado antes, si las plantas se van a cultivar en el exterior, las condiciones serán diferentes y más extremas que si se cultivan dentro de un invernadero.


5. Temperatura: Normalmente, temperaturas entre 20 y 25 grados son apropiadas para los semilleros de la mayoría de las plantas. Sin embargo, recuerda consultar la ficha técnica de cada planta.


6. Humedad: Todas las semillas necesitan humedad para germinar. La ideal es la humedad intermedia, tanto en el sustrato como en el aire, es decir, tierra húmeda pero no encharcada, y aire húmedo pero no saturado.


7. Luz: Hay que saber si las plantas recién germinadas necesitarán sombra, media sombra o exposición total al sol. Dar a cada una de ellas la luz adecuada es muy importante para que no sufran en el proceso y terminen muriendo. Recuerda no colocar plantas con distintas necesidades de luz en un mismo semillero, pues no podrás darle a cada una lo que necesita.


Siembra en semillero

A continuación te indicamos los pasos a seguir para hacer la siembra en semillero.

  1. Tierra: Llena las charolas con la mezcla de sustrato que has hecho.

  2. Semilla: Para semillas chiquitas, como las de la lechuga, ponlas en la superficie del semillero y cubre con una capa fina de tierra.

  3. Agua: Riega las semillas con agua, si son chiquitas utiliza un pulverizador, si son medianas o grandes puedes hacerlo con una regadera, pero el chorro debe ser delgadito y sin encharcar la bandeja.

  4. Etiquetas: Recuerda etiquetar las charolas o poner un palo indicando: especie, variedad y fecha de siembra.

Si te gustaron estos trucos, guarda este Pin en Pinterest y síguenos para más trucos.





131 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page