top of page

El tabaco, un pesticida natural muy efectivo

El tabaco es una alternativa a los pesticidas químicos


El uso de tabaco como pesticida natural en el jardín te ayudará a acabar con ciertas plagas sin los riesgos de los pesticidas químicos.


El tabaco, un pesticida natural muy efectivo ¿Qué insectos ahuyenta el tabaco?


El tabaco contiene nicotina, un compuesto que actúa como un potente insecticida natural. Las plagas de jardín, como los pulgones, caracoles, ácaros, gusanos, trips, moscas blancas y ciertos escarabajos, son susceptibles a los efectos de la nicotina, lo que hace que este pesticida casero sea una opción efectiva y amigable con el medio ambiente.


Para usar tabaco en el jardín tienes dos opciones:

  1. Polvo de tabaco: Lo podrás encontrar tal cual en tiendas de plantas y jardinería.

  2. Elaborar tu propio pesticida con tabaco: Sigue leyendo y te contamos cómo.



Hoja de tabaco secándose

¿Qué es el polvo de tabaco?


El polvo de tabaco es un producto derivado del tabaco que se utiliza en la agricultura y la jardinería como un insecticida natural. Se obtiene triturando hojas de tabaco secas hasta obtener un polvo fino. Este polvo contiene nicotina, que es un compuesto tóxico para muchos insectos y plagas comunes en los cultivos y jardines.


Cómo utilizar el polvo de tabaco en el jardín

  1. Aplicación directa sobre las plantas: Se puede espolvorear el polvo de tabaco directamente sobre las plantas afectadas por plagas, como pulgones o gusanos. Es importante esparcirlo uniformemente y evitar que el polvo entre en contacto directo con partes comestibles de las plantas.

  2. Infusión o extracto: El polvo de tabaco se puede mezclar con agua caliente para hacer una infusión o extracto. Esta mezcla se deja reposar durante varias horas o incluso días, luego se filtra para separar el líquido del residuo sólido. El líquido resultante se puede pulverizar sobre las plantas para controlar las plagas.

  3. Mezclas con otros ingredientes: El polvo de tabaco también se puede combinar con otros ingredientes naturales para aumentar su eficacia o para hacerlo más seguro para las plantas y el medio ambiente. Por ejemplo, se puede mezclar con jabón insecticida, aceites esenciales o bicarbonato de sodio.


Precauciones al utilizar polvo de tabaco en el jardín


  • Se debe usar con moderación y siguiendo las instrucciones de aplicación, ya que la nicotina presente en el tabaco puede ser tóxica para las plantas en concentraciones altas.

  • Se recomienda usar guantes y evitar el contacto directo con la piel y las mucosas al manipular el polvo de tabaco, ya que puede ser perjudicial para la salud.

  • Es importante almacenar el polvo de tabaco en un lugar fresco y seco, lejos del alcance de los niños y mascotas.

  • Antes de aplicar el polvo de tabaco en todo el jardín, es recomendable hacer una prueba en una pequeña área de las plantas para asegurarse de que no haya reacciones adversas.


Aplicando fertilizantes naturales

Cómo hacer tu propio pesticida de tabaco
  1. Reúne los materiales necesarios:

Tabaco en hojas o cigarrillos.

Agua.

Un recipiente grande.

Un colador o tela fina.


2. Preparación del extracto de tabaco:

  • Tritura las hojas de tabaco o el tabaco del cigarrillo retirando el papel y el filtro previamente, hasta obtener un polvo fino.

  • Coloca el tabaco triturado en el recipiente y agrega agua caliente. La proporción ideal es de 1 parte de tabaco por 10 partes de agua. Osea que deberías colocar 100 gramos de tabaco por cada litro de agua aproximadamente.

  • Remueve la mezcla y déjala reposar durante 24 horas.


3. Filtrado y dilución:

  • Después de 24 horas, cuela la mezcla para separar los residuos sólidos del líquido.

  • Diluye el extracto de tabaco con agua en una proporción de 1 parte de extracto por 10 partes de agua. Esto ayudará a reducir la concentración de nicotina y evitar posibles daños a las plantas.


4. Aplicación del pesticida:

  • Vierte el pesticida casero en un pulverizador.

  • Rocía generosamente sobre las plantas afectadas por plagas, asegurándote de cubrir tanto la parte superior como la inferior de las hojas.

  • Repite la aplicación cada 7-10 días, o según sea necesario, para mantener bajo control las plagas en tu jardín.


Otras formas de usar el tabaco en el jardín:

Además de su uso como pesticida, el tabaco también puede tener otros beneficios en tu jardín:

  • Control de nematodos: El tabaco puede utilizarse para hacer un extracto que ayuda a controlar los nematodos, gusanos microscópicos que pueden dañar las raíces de las plantas. El extracto se aplica al suelo alrededor de las plantas afectadas.

  • Repelente de insectos: Colocar hojas de tabaco en macetas o alrededor del jardín puede ayudar a repeler ciertos insectos no deseados, como las hormigas y los gusanos cortadores.

  • Fertilizante: Las hojas de tabaco pueden ser utilizadas para hacer un té de compostaje que puede actuar como un fertilizante natural para tus plantas, proporcionando nutrientes importantes como el nitrógeno.


Precauciones y recomendaciones:

  • Siempre utiliza guantes y evita el contacto directo con el extracto de tabaco, ya que la nicotina puede ser tóxica para los humanos.

  • Aplica el pesticida casero temprano en la mañana o al atardecer para evitar daños por el sol.

  • Realiza una prueba en una pequeña área de la planta antes de aplicar el pesticida en toda la superficie, especialmente en plantas sensibles.

¡Y eso es todo! Con este sencillo método, puedes mantener tu jardín libre de plagas de forma natural y respetuosa con el medio ambiente, además de aprovechar otros beneficios del tabaco en tu espacio verde.

89 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page