top of page

Cultivo de ejotes

La palabra ejote proviene del náhuatl exotl, y es la la vaina verde del frijol. El ejote, también conocido como judía verde o habichuela, es una variedad del frijol originaria de México y Centroamérica que se consume, con todo y vaina, cuando aún está verde.


La mayoría de las variedades de frijol ejotero pueden tomar 50 días desde la siembra hasta la cosecha. El frijol seco (en semilla) tarda aproximadamente de 4 a 5 meses desde la siembra hasta la cosecha, dependiendo de la variedad.


Ejotes en tabla
Ejotes

Tamaño

De porte alto (judía de enrame) con tallos trepadores que alcanzan los 2 a 3 metros de longitud.

De porte bajo erecto (judía enana) de 30 a 40 cm de altura. Suelen ser más precoces y menos productivas que las de enrame.


Necesitan sol

Lo primero que tienes que saber es que los ejotes crecen perfectamente cuando están expuestos al sol, por lo que se recomienda dejar que se alimenten de la luz solar por lo menos ocho horas al día.


Espacio

También necesitan espacio para crecer, aunque algunas personas lo hacen en macetas grandes y entutoran la planta.


Temperatura

Su temperatura ideal es de 10º a 27ºC. En México se puede sembrar desde abril o mayo.


Preparación del terreno

Antes de la siembra hay que realizar una labor semiprofunda (25 a 30 cm), con la que se envuelve el estiércol. Si se desinfecta el suelo, una vez transcurrido el tiempo preceptivo, se labra de nuevo a menor profundidad. Le sigue el aporte de abonado de fondo y a continuación se dan dos labores superficiales (15 cm) con grada o cultivador. En el caso de riego por gravedad se harán los caballones y regueras correspondientes.


Para el cultivo en enarenado, después de la limpieza de la cosecha anterior, se deshacen los lomos dejando llana la superficie enarenada. A continuación se incorpora el abonado de fondo.


Riego

- Frecuencia: 2-3 riegos/semana en bajas dosis. De este modo, se evitará la aparición de enfermedades de cuello y raíz.


Suelo

La judía admite una amplia gama de suelos pero los más indicados para su cultivo son los ligeros, de textura franco-arenosa, con buen drenaje y ricos en materia orgánica. En suelos fuertemente arcillosos y demasiado salinos vegeta deficientemente, siendo muy sensible a los encharcamientos, de forma que un riego excesivo puede ser suficiente para dañar el cultivo, quedando la planta de color pajizo y achaparrada. En suelos calizos las plantas se vuelven cloróticas y achaparradas, así como un embastecimiento de los frutos (judías con hebra).


Es una de las especies hortícolas más sensibles a la salinidad tanto del suelo como del agua de riego, sufriendo importantes mermas en la cosecha.


Marco de plantación

El marco de siembra más frecuente en invernadero es de 2 m x 0,5 m, con 2-3 semillas por golpe, e incluso con una semilla por golpe.


Al aire libre, la distancia entre líneas es 0,5 m para variedades enanas y de 0,7-0,8 m para las de enrame, con 3-5 semillas por golpe. En el caso de judías enanas destinadas a la industria se suelen dejar las líneas de siembra entre 20 y 30 cm.


Siembra

La profundidad de siembra es de 2-3 cm. Dichas semillas deben haber sido seleccionadas adecuadamente y tratadas con fungicidas e insecticidas.


Abonado


A partir de la germinación y nascencia, y hasta la floración, el abonado debe ser bajo en nitrógeno, para evitar un excesivo crecimiento vegetativo en detrimento de la floración.


Recolección

La recolección de la judía de verdeo es manual, con lo cual encarece notablemente su costo, siendo de gran importancia el momento fisiológico de recolección para aumentar el rendimiento comercial, ya que el mercado es muy exigente y demanda frutos con vainas tiernas (pero no demasiado), con el grano poco marcado. Si las vainas se cosechan pasado el punto de madurez comercial pierden calidad y valor al ser más duras y fibrosas.


Para más ifnormación consulta el artículo completo en Infoagro.

846 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page