top of page

Cómo preparar el suelo de un huerto

Lo primero que debemos hacer si queremos empezar un huerto es preparar la tierra. Debemos asegurarnos que la tierra tiene los niveles de ph y nutrientes adecuado para que nuestros vegetales crezcan sanos y fuertes.


Lo mejor esperar la tierra unas 3 semanas antes de hacer el trasplante o sembrar en suelo. Para preparar la tierra seguiremos estos pasos:


1. Elige el lugar para tu huerto, te aconsejamos que por lo menos sea de unos 3.5m por 4.5 metros de tamaño. Fíjate también en que le dé el sol unas 6 a 8 horas al día.

2. Lo primero es remover la tierra hasta una profundidad de unos 25-30cm lo podemos hacer con uso de un pico y una pala o con un rotocultor o cultivadora motorizada. Si es muy grande el huerto o la tierra está muy dura, te resultará más fácil y rápido hacerlo con máquina. Puedes alquilar uno en alguna tienda de herramientas o ferretería. Retira piedras y malas hierbas.


3. Mira la consistencia de tu tierra. Toma un puñado de tierra si se apelmaza en tu mano es tierra arcillosa y si se suelta es arenosa.


3. Mide el ph, nitrógeno, fósforo y potasio de la tierra usando un kit medidor de suelo. Los huertos de vegetales deben tener un pH un poco ácido de entre 5,8 y 6,3. Puedes ver un truco para conocer si tu suelo es ácido o alcalino aquí. También podrías enviar las muestras de tierra al laboratorio de una universidad o una compañía de análisis de tierra para así hacer que les realicen pruebas más exactas, si lo deseas.


4. Una vez descubres el nivel de ph, puedes modificarlo según tu caso:

Agrega yeso a la tierra arcillosa para desarmarla. El yeso es un mineral que agrega nutrientes a la tierra arcillosa y puede soltarla. Aplica de 1,5 a 2 kg (3 o 4 lb) de yeso a la tierra por cada 9,5 m2 (100 pies cuadrados) en tu huerto. Mezcla el yeso con la tierra usando la pala o espátula, de modo que se combine bien.

Agrega hasta 10 cm (4 pulgadas) de abono orgánico para arreglar la tierra arenosa o reducir el pH. Los materiales orgánicos como el estiércol o el abono de este tipo ayudarán a complementar la tierra con nutrientes y a reducir su nivel de ph.

Agrega cal a la tierra para elevar el ph. La cal molida es una mezcla básica que reduce la acidez de la tierra. Consigue una mezcla de cal hidratada y aplica de 1 a 1,5 kg (2 o 3 lb) por cada 9,5 m2 (100 pies cuadrados) de tierra en tu huerto.


5. Mide la capacidad de tu suelo para absorber el agua. Para esto debes abrir un agujero de unos 25cm de profundidad y de largo y ancho. Llénalo de agua y después de una hora observa cuánto ha bajado el nivel del agua. La tierra con un drenaje adecuado drenará 5 cm (2 pulgadas) de agua cada hora. Si el agua drena con demasiada rapidez, tus vegetales no recibirán agua suficiente. Si el agua se drena con lentitud, las raíces de los vegetales se inundarán y podrían podrirse.




Una vez hecho todo esto debemos hacer los caballones en el huerto:

  1. Planifica las filas del huerto de modo que haya un mínimo de 30 cm (12 pulgadas) entre ellas. Mira las especificaciones de distancia según la hortaliza que vayas a sembrar, recuerda que a mayor tamaño en la hortaliza, mayor será el espacio en el huerto.

  2. Rastrilla el huerto para formar filas de 20 a 25 cm (de 8 a 10 pulgadas) de alto.

  3. Nivela la parte superior de las filas, de modo que tengan un ancho de 15 a 20 cm (de 6 a 8 pulgadas) de ancho.

  4. Aplica mantillo entre las filas para evitar la formación de maleza en el huerto.

204 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page