top of page

Cómo hacer y usar enraizante con sábila

La planta de sábila tiene múltiples propiedades que resultan buenas para nuestro cuerpo, y para otras plantas. Es conocida por ser un excelente cicatrizante para la piel. Otra de estas propiedades es la capacidad que tiene de ayudar a otras plantas a sacar sus raíces, facilitando la multiplicación de las plantas por esqueje, es decir mediante el corte y siembra de una rama de la planta.



¿En qué plantas debemos usar el enraizante de sábila?


Lo primero que tenemos que saber es que la sábila ayuda a TODAS las plantas a enraizar: romero, geranio, albahaca, suculenta, etc.


¿Por qué funciona tan bien la sábila como enraizante?

La sábila ayuda a enraizar porque tiene las siguientes propiedades:

  1. Es cicatrizante y regeneradora.

  2. Genera una barrera protectora entre el tallo abierto y la tierra. Además de sus propiedades antibacteriales y antifúngicas. Esto provoca que el agua penetre poco a poco en la planta y evita que se pudra.

  3. Es un fertilizante natural. Su gel se compone de agua en su mayor parte y polisacáridos, calcio, magnesio, potasio, zink, vitamina A, B, C y D.

Por estos tres motivos la sábila es un enraizante perfecto: protege al esqueje de hongos y bacterias y además, ayuda a estimular el desarrollo de las nuevas raíces, y contiene nutrientes que ayudarán en el proceso.


¿Cómo preparar el enraizante?


El enraizante de sábila es tan potente que mucha gente se salta esta parte y directamente restriega el tallo de la planta en el gel de la sábila hasta que el corte esté bien cubierto. Lo deja reposar 24 horas y luego lo pone en una maceta con tierra. Sin embargo, si quieres asegurarte que la sábila penetre en la planta, sigue estos sencillos pasos:

  1. Corta una hoja de la planta de sábila. Si quisiéramos preparar más cantidad podríamos coger más hojas, siempre respetando las proporciones.

  2. Abrimos la hoja por en medio y raspamos todo el gel que nos sea posible de su interior colocándolo en el vaso de la licuadora.

  3. Agregamos la mitad de agua que gel. Es decir, si tenemos 50ml de gel, pondríamos unos 25ml de agua.

  4. Lo licuamos.

Listo, ya tenemos nuestro enraizante. Ahora veremos cómo usarlo.


Cómo usar el enraizante de aloe


Colocamos un buen sustrato en las macetas. Hacemos un hueco con un palo en la tierra. Añadimos nuestra mezcla sábila de forma abundante y vamos colocando los esquejes en los huecos y tapamos con un poco de sustrato.


Riego

El riego lo haremos mezclando la mezcla de sábila y agua que nos haya sobrado con más agua, en una regadera, para estimular la formación de raíces y regar con esta mezcla los esquejes.


Si nos sobra la podremos utilizar en los siguientes días. Recuerda mantener la tierra húmeda constantemente para que las raíces crezcan más fácilmente.


Guarda el pin de Pinterest para tenerlo siempre a mano.




612 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page