top of page

Alfalfa Atlixqueña y Oaxaca características y diferencias

Actualizado: 18 mar 2021

La alfalfa ocupa el 1,8% de superficie agrícola. México fue el segundo exportador de alfalfa a nivel mundial en 2014 y tuvo una producción anual de 33,6 millones toneladas en 2018, según la página del Gobierno de México. Se exporta principalmente a Estados Unidos y Emiratos Árabes Unidos. Además, representó el 27,3% del total de producción de forrajes a nivel nacional. Los 3 estados que más alfalfa producen son: Chihuahua, Hidalgo y Guanajuato. Tal y como se muestra en el gráfico sacado de la misma web.



Como saben, se usa como forraje especialmente para alimentar a ganado ovino, porcino, bovino, equino y aves de corral. Además, ¿sabías que una planta de alfalfa puede mantenerse en cosecha de cuatro a seis años en promedio?


Pero ¿qué variedad de semilla de alfalfa debo sembrar? Hoy hablaremos de dos tipos de alfalfas nacionales: la Atlixqueña o de Atlixco y la Oaxaca. Veamos sus características principales y sus diferencias. Algunos de estos datos fueron obtenidos del estudio de la Universidad Autónomo Agraria, llamado "Importancia del Cultivo de Alfalfa en el Estado de Baja California Sur". Por el Ing. Sergio Soriano Ortega.


Alfalfa Atlixco: Es una variedad de mediano crecimiento y forraje, requiere tierras fértiles, de temperatura cálida. Resiste poco al frío y produce de 4 a 5 cortes regulares. Hábito erecto y arbustivo, a diferencia de las otras variedades, ésta es de mayor resistencia a bajas temperaturas; se viste desde la base del tallo y su color es verde claro. Su rendimiento supera a las variedades Americanas y casi siempre supera a San Miguelito y Oaxaca. Su tallo es lleno, resistente a enfermedades del follaje y el suelo, y posee buena longevidad.


Alfalfa Oaxaca: Variedad de mayor producción que la anterior, de crecimiento recto, tallos fuertes, de regular follaje y producción. Requiere tierras fértiles, subsuelo permeable; resiste poco al frió intenso, disminuyendo en climas fríos la producción. Desciende de la variedad española valenciana. Es la más longeva de las variedades Criollas, y su comportamiento es el más parecido a la Alfalfa Española, La Imperial Aragonesa, ya que posee sus mismas características; con buenos cuidados puede durar hasta 7 años establecidos.


Tal y como vemos en sus características principales, podemos observar que la mayor diferencia entre estas dos variedades es que la alfalfa Atlixqueña o Atlixco tiene un mayor rendimiento, mientras que la Oaxaca es la que tiene una vida más larga con hasta 7 años. Así bien, si lo que buscas es rendimiento te recomendamos la Atlixco, pero si lo que buscas es duración en el tiempo debes optar por la Oaxaca.




¿Cómo sembrarla?


Uno de los retos más importantes de la siembra de alfalfa es el riego. Una estrategia para aumentar la eficiencia en el aprovechamiento del agua es la utilización de mejores sistemas de riego, el riego por goteo o subterráneo. El método de siembra en melgas ayuda a economizar agua en el riego; sin embargo, los bordos de la melga dificultan la cosecha mecánica. Cuando se dispone de un sistema de riego por aspersión, se recomienda sembrar al voleo o con sembradora de granos pequeños, sin importar su uso.


La alfalfa puede ser sembrada en cualquier época del año, pero es recomendable establecerla en el otoño e invierno.


Cuando el terreno está bien preparado, se requieren 40 kilogramos de semilla por hectárea. Cabe señalar que si se usa una cantidad de semilla mayor a la recomendada no se aumentan los rendimientos por hectárea, pero si se elevan los costos de establecimiento del cultivo.


FUENTE: El cultivo de alfalfa y su tecnología de manejo, folleto para productores No. 22, elaborado por el Campo Experimental Pabellón de INIFAP y Fundación Produce Aguascalientes.


3265 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page